1 noviembre, 2022 »

EL DÍA DE LOS DIFUNTOS

Miguel Silva /.- El conglomerado humano se traslada a los cementerios haciendo gala de la costumbre y tradición que se mantiene en cada pueblo: «voces desentonadas, humareda de tabaco, rosarieros por doquier, conjugan el camposanto. Tumbas cubiertas de pastos, cruces de madera con textos casi invisibles, lujosos adornos florales y lápidas doradas, evidencian diferencias sociales».

Ha llegado el «Día de los Muertos», y con ello, una tradición en la que las almas de los difuntos regresan al mundo de los vivos, en tanto, los vivos vuelven a evocar y rememorar a los seres queridos que por causas naturales o accidentales partieron a la eternidad y que yacen en la retentiva u olvido con el paso del tiempo.

El Día de los Difuntos, es una costumbre popular de visitar los cementerios: encender velas, limpiar las tumbas y echar agua bendita. Es también una oportunidad para el comerciante de acrecentar sus ingresos, pero también una preocupación para las familias; hay que preparar las ofrendas: los bollos, comidas, pago a rosarieros, pintar lápidas y rejillas y comprar los adornos florales.

En esta fecha, el conglomerado humano se traslada a los cementerios haciendo gala de la costumbre y tradición que se mantiene en cada pueblo: «voces desentonadas, humareda de tabaco, rosarieros por doquier, conjugan el camposanto. Tumbas cubiertas de grama, cruces de madera con textos casi invisibles, lujosos adornos florales y lápidas doradas, evidencian diferencias sociales».

Recordar a nuestros seres queridos es una acción justa y necesaria por sus acciones y actitudes en vida; el homenaje a ellos, debería realizarse durante su existencia; sin embargo, muchos de nosotros hacemos memoria de ellos, solo en esta fecha, es decir, una vez al año. El homenaje a nuestros seres amados, está en que sus acciones y hechos permanezcan y perduren en la memoria del tiempo de cada uno.

La vida o muerte en la eternidad de nuestros seres queridos depende de nosotros. El sentimiento y respeto que guardemos por ellos prescribirá su existencia o extinción; porque, aunque visitemos una y mil veces el camposanto, echemos en pecho melancólicos salmos o saturemos las tumbas con perfumadas flores, somos conscientes que bajo las suntuosas lápidas u olvidados sepulcros cubiertos de grama, solo es un cementerio, de esqueletos y calaveras.

Foto: Internet

 

Otras noticias

ECONOMIA

MINEDU el 2023 priorizará presupuesto para mejora de remuneraciones de maestros

Ministro de Educación, Rosendo Serna, sustenta ante el Congreso propuesta de gastos para el próximo año El presupuesto del sector Educación para el año fiscal... 

Proyecto que desarrolló capacidades de 70 organizaciones ganó Premio Desarrollo Sostenible

CAJAMARCA: “Me siento muy contento como representante de la JASS de mi localidad de formar parte de este proyecto. Como líder me siento obligado a dar mucho más.... 

COFOPRI identificará posesiones informales en las provincias de Celendín y Contumazá

Brigadas de esta entidad visitarán 170 pueblos en el marco del diagnóstico de la informalidad Con el fin de identificar el número de pueblos pendientes de los títulos... 

Opinion

Advierten posible desaparición de 9 glaciares en el Perú en los próximos 20 años

En las últimas cinco décadas se han perdido 1284,95 km2 de área... 

MÁS DE LO MISMO PARA EL GOBIERNO REGIONAL

PACO HUAMÁN/. Hay dos candidatos que han pasado a segunda vuelta... 

EL DÍA DE LOS DIFUNTOS

Miguel Silva /.- El conglomerado humano se traslada a los cementerios...