8 diciembre, 2019 »

Cuello veloz

“Han estado detrás de todos los intentos de sabotaje y obstrucción a las tareas del equipo especial, a cuyos miembros incluso pretendieron destituir”.

Todo indica que la red mafiosa de Los Cuellos Blancos –que, pese a haber sido diezmada, continúa operando en el Poder Judicial– ha decidido moverse rápido tras las recientes declaraciones de Daniel Salaverry y el inminente viaje de los fiscales del equipo especial Lava Jato a Brasil, para proseguir con los interrogatorios a los ejecutivos de Odebrecht.

Ayer, el fiscal supremo Tomás Gálvez, quien tiene impedimento de salida del país, ya que está siendo investigado por tráfico de influencias, cohecho, patrocinio ilegal y organización criminal en el marco del mencionado caso, decidió abrir una investigación preliminar al fiscal José Domingo Pérez por una denuncia que hicieron, hace nueve años, cuando fue destacado a la Fiscalía de la provincia de Mariscal Nieto, Moquegua. Será que los reflejos jurídicos del magistrado Gálvez son en extremo veloces, respecto a los sucesos enumerados en el primer párrafo, o quizás es que más bien, casi una década después, terminó por caer en cuenta de que algo había por investigar en una denuncia presentada en 2010.

Salaverry declaró ante el fiscal que, en mayo de 2018, cuando era todavía presidente del disuelto Congreso de la República, recibió instrucciones precisas de la señora K. Fujimori, en su calidad de lideresa de Fuerza Popular –a cuya bancada pertenecía Salaverry– para que tomara contacto con el entonces juez supremo César Hinostroza y quien era fiscal de la Nación ese momento, Pedro Chávarry, ambos, al igual que los supremos Tomás Gálvez y Víctor Rodríguez Monteza, señalados en las investigaciones y declaraciones de testigos por sus estrechos vínculos con Los Cuellos Blancos. Son los mismos nombres, además, que, desde el propio Ministerio Público, han estado detrás de todos los intentos de sabotaje y obstrucción a las tareas del equipo especial, a cuyos miembros incluso pretendieron destituir, al más puro estilo Montesinos, una madrugada de fin de año.

A cuidarse entonces, que a estos Cuellos el desfile de denuncias y evidencias les podrá producir tortícolis, pero están sobradamente doctorados en las malas artes del oficio para quedarse callados cada vez que se ata un nuevo cabo en el caso que, en su contra, llevan correctos profesionales de la Fiscalía.

Renzo Salazar/Perú 21

 

Otras noticias

ECONOMIA

¿Cuáles son las aerolíneas que volverán a funcionar en el Perú?

Las empresas del rubro podrán reiniciar sus vuelos a nivel nacional desde la primera quincena de julio, según confirmó el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. En... 

Restaurantes reiniciarán atención en salón con aforo al 40% el 20 de julio

El 20 de julio los restaurantes y servicios afines reiniciarán la atención en sus salones con aforo al 40%, en un contexto en el cual se aprobó el protocolo sanitario... 

El colmo: Odebrecht exige más de US$ 1,200 millones al estado peruano en demanda

El Ministerio de Economía indicó que el Estado peruano ejercerá su derecho de defensa. ​Abogados de Odebrecht asisten a la audiencia para el reembolso de S/ 524... 

Opinion

De la comida a la limpieza: la exitosa historia de una madre luchadora en medio de la pandemia

Por Miguel Silva La pandemia del COVID-19 golpea sin piedad y con mayor... 

26 estudiantes del programa Juntos ingresaron al colegio de alto rendimiento

Cajamarca: Uno de los objetivos fundamentales del programa Juntos del... 

Anatomía del colaborador eficaz

¿Arrepentido, sobreviviente, cobarde, traidor, o justiciero? José...