2 noviembre, 2016 »

EL DIA DE LOS DIFUNTOS

cementerioPor: Miguel Silva. El conglomerado humano se traslada a los cementerios haciendo gala de la costumbre y tradición que se mantiene en cada pueblo: «voces desentonadas, humareda de tabaco, rosarieros por doquier, conjugan el camposanto. Tumbas cubiertas de pastos, cruces de madera con textos casi invisibles, lujosos adornos florales y lápidas doradas, evidencian diferencias sociales».

Ha llegado el «Día de los Muertos», y con ello, una tradición en la que las almas de los difuntos regresan al mundo de los vivos, en tanto, los vivos vuelven a evocar y rememorar a los seres queridos que por causas naturales o accidentales partieron a la eternidad y que yacen en la retentiva u olvido con el paso del tiempo.

El Día de los Difuntos, es una costumbre popular de visitar los cementerios: encender velas, limpiar las tumbas y echar agua bendita. Es también una oportunidad para el comerciante de acrecentar sus ingresos, pero también una preocupación para las familias; hay que preparar las ofrendas: los bollos, comidas, pago a rosarieros, pintar lápidas y rejillas y comprar los adornos florales.

En esta fecha, el conglomerado humano se traslada a los cementerios haciendo gala de la costumbre y tradición que se mantiene en cada pueblo: «voces desentonadas, humareda de tabaco, rosarieros por doquier, conjugan el camposanto. Tumbas cubiertas de grama, cruces de madera con textos casi invisibles, lujosos adornos florales y lápidas doradas, evidencian diferencias sociales».

Recordar a nuestros seres queridos es una acción justa y necesaria por sus acciones y actitudes en vida. El homenaje a ellos, debería realizarse durante su existencia. Sin embargo, muchos de nosotros hacemos memoria de ellos, solo en esta fecha, es decir, una vez al año.

El homenaje a nuestros seres amados, está en que sus acciones y hechos permanezcan y perduren en la memoria del tiempo de cada uno.

La vida o muerte en la eternidad de nuestros seres queridos depende de nosotros. El sentimiento y respeto que guardemos por ellos prescribirá su existencia o extinción; porque, aunque visitemos una y mil veces el camposanto, echemos en pecho melancólicos salmos o saturemos las tumbas con perfumadas flores, somos conscientes que bajo las suntuosas lápidas u olvidados sepulcros cubiertos de grama, solo es un cementerio, de esqueletos y calaveras.

 

Otras noticias

ECONOMIA

Más de 2,080 empresas peruanas dejaron de exportar en el primer semestre del año

Economía: El 87% de las empresas que dejaron de vender al exterior son microempresas; el 11% pequeñas; el 6% grandes y el 3% medianas, informó Adex. Un total de... 

Impulsan reforestación para salvar al árbol de la quina

Cutervo: Con el objetivo de evitar su extinción, fortalecer la identidad nacional al tratarse de uno de los símbolos del Escudo Nacional, e impulsar su revalorización... 

Presupuesto de 2020 ascendería a S/177,367 millones, 5.5% más que el año pasado

La Ley de Presupuesto para el Año Fiscal 2020 fue enviada hoy al Congreso de la República, el cual se espera ser aprobado antes del 30 de noviembre de este año. Según... 

Opinion

Anuncian construcción de un teleférico turístico en Cerro Jesús

Hualgayoc.- El alcalde de la Municipalidad Distrital de Hualgayoc, Ismael... 

Guerra de desgaste en punto muerto

Opinión: La gran batalla política que domina al país desde hace tres... 

Soy muchacho provinciano

Por: Rocío Silva Santisteban:  “La derecha minera se equivocó...